Una bolsa de aire Takata defectuosa ha causado otra muerte después de que una persona muriera en un accidente que involucró a un Honda Accord del 2002.

Esto es a pesar de que la marca hace todo lo posible para tratar de llegar a los últimos clientes con retiros desatendidos de sus automóviles, incluso llegando con avisos de estilo de dibujos animados para captar la atención de los propietarios.

Esta es la cuarta muerte relacionada con la ruptura de Takata en el 2022, lo que eleva el número total de muertes a 23 en los EE. UU.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) insta ahora a los automovilistas a revisar sus vehículos en busca del retiro abierto de Takata.

La agencia gubernamental señala que los modelos más antiguos ponen a sus ocupantes en mayor riesgo, ya que la antigüedad del sistema de bolsas de aire es un factor que contribuye.

Incluso los choques más pequeños pueden hacer que la bolsa de aire explote, informa la NHTSA.

“Independientemente de lo que esté haciendo, deténgase ahora y verifique si su vehículo tiene una bolsa de aire Takata retirada del mercado. Si es así, programe una cita para obtener su reparación gratuita lo antes posible”, dijo Ann Carlson de la NHTSA.

“Si esta bolsa de aire se rompe en un choque, podría matarlo a usted o a un ser querido, o dejarlo con lesiones graves que le cambien la vida. Cada día que pasa sin que reemplace una bolsa de aire retirada del mercado lo pone a usted y a su familia en una mayor riesgo de lesión o muerte”.

Honda afirma que el vehículo involucrado en el accidente fatal había sido retirado del mercado en 2011. Honda intentó comunicarse con el propietario, que compró el vehículo en 2008, más de 300 veces, pero la reparación nunca se llevó a cabo.

A principios de este año, la NHTSA informó que el conductor de un Ford Ranger 2006 también murió a causa de un inflador de bolsas de aire Takata defectuoso. El fabricante de automóviles estadounidense dijo que envió más de 100 avisos de retiro a la casa del propietario, pero fue en vano.

“Instamos a todos los propietarios afectados restantes a que no conduzcan estos vehículos y se comuniquen con Ford para programar una reparación gratuita”, comentó un portavoz de la compañía en ese momento.

La NHTSA insta a todos los propietarios de vehículos a verificar si su vehículo está afectado y, de ser así, enviar el automóvil a un concesionario para que lo reparen lo antes posible.

Si bien los fabricantes de automóviles toman medidas exhaustivas para alertar a los automovilistas, no siempre es fácil llegar a las personas. Esto se evidencia con la trágica muerte de un conductor de un Honda Civic del 2002 en el 2018.

El vehículo solo se había comprado tres meses antes del accidente fatal, lo que significa que el conductor no estaba al tanto del retiro. Es más, Honda no habría tenido conocimiento del cambio de titularidad.

Teniendo en cuenta este tipo de situación, Honda ha recurrido a una plétora de canales de comunicación, incluso enviando los cómics antes mencionados para probar un enfoque poco convencional. Esto fue para tratar de llegar al 9% final de los propietarios de vehículos afectados, a partir de julio de este año.

El escándalo de las bolsas de aire mortales mató a Takata para siempre, pero no antes de que el proveedor de repuestos para automóviles se viera obligado a desembolsar mil millones de dólares en tarifas de liquidación por sus transgresiones.

Se supone que una bolsa de aire salva vidas, no las reclama y, trágicamente, 33 muertes en todo el mundo se han relacionado con estos sistemas defectuosos. Lamentablemente, muchas de estas muertes podrían haberse evitado si la empresa hubiera sido transparente en primer lugar.

 

Fuente: Car Buzz – Reuters

Artículo anteriorLexus presentó Shaped by Air, una nueva visión de la aclamada arquitecta Suchi Reddy
Artículo siguienteMitsubishi Outlander PHEV del 2023, por algo es el SUV híbrido enchufable más vendido del mundo
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here