El impacto ambiental es potencialmente más dañino de lo imaginado.

Muchos en la industria han promocionado los autos sin conductor como el futuro, pero un estudio realizado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) encontró que este futuro podría ser un impulsor masivo de las emisiones globales de carbono.

En pocas palabras, la energía requerida para alimentar las computadoras avanzadas para una flota global de vehículos autónomos emitiría la misma cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que todos los centros de datos existentes en el mundo.

El hecho de que el aumento de las emisiones de estas tecnologías coincida con el auge de los vehículos eléctricos, los mismos coches diseñados para ser más respetuosos con el medio ambiente, se siente como un paso adelante y dos pasos atrás.

Los centros de datos que albergan la infraestructura informática física utilizada para ejecutar aplicaciones suelen tener una gran huella de carbono y actualmente emiten alrededor del 0,3 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

Según cita la Agencia Internacional de Energía, eso es más o menos equivalente a las emisiones anuales de carbono de un país como Argentina.

Los investigadores del MIT decidieron construir un modelo estadístico para analizar las posibles emisiones de carbono de los coches autónomos, ya que se le ha prestado poca atención.

Estos hallazgos muestran que mil millones de automóviles autónomos consumirían suficiente energía y, por lo tanto, generarían emisiones similares a las de los centros de datos del mundo.

Eso se basa en la conducción de cada vehículo durante una hora por día y con una computadora que usa 840 vatios.

“Si mantenemos las tendencias habituales en la descarbonización y la tasa actual de mejoras en la eficiencia del hardware, no parece que sea suficiente para limitar las emisiones de la computación a bordo de los vehículos autónomos”, dijo el primer autor Soumya. Sudhakar, estudiante de posgrado en aeronáutica y astronáutica.

El equipo de investigación admitió que existen muchas variables inciertas ya que los vehículos autónomos aún están surgiendo.

En Estados Unidos, por ejemplo, Cruise de GM tiene una pequeña flota de robotaxis autónomos que usan hatchbacks Chevrolet Bolt EV modificados, pero eso no se acercará a la cantidad de vehículos autónomos en la carretera en un escenario futuro donde los consumidores pueden comprar y poseerlos

El equipo del MIT dijo además que en un escenario en el que los vehículos autónomos se generalicen, el tiempo que las personas pasan en los automóviles podría aumentar.

Esto se debe a que las personas pueden realizar múltiples tareas si un automóvil es autónomo, y tanto las personas jóvenes como las mayores podrían viajar más ya que no necesitarán conducir.

El concepto Hyundai Seven, que inspirará la producción del Ioniq 7, es un ejemplo de ello; diseñado para la movilidad autónoma, tiene una palanca de control del conductor retráctil, un piso plano y un banco trasero que se parece más a un salón.

Sin embargo, investigaciones alternativas sugieren que los tiempos de conducción podrían reducirse, ya que los algoritmos podrían guiar a los vehículos autónomos a sus destinos rápidamente. Simplemente es demasiado pronto para estar seguro de cómo cambiarán los hábitos de los viajeros.

Dicho todo esto, los investigadores del MIT han expuesto un aspecto potencialmente preocupante de una flota autónoma generalizada que no se había considerado hasta ahora.

“Estos vehículos en realidad podrían estar utilizando una tonelada de potencia informática”, dijo Sertac Karaman, profesor asociado de aeronáutica y astronáutica.

“Tienen una visión de 360 grados del mundo, así que mientras nosotros tenemos dos ojos, ellos pueden tener 20 ojos, mirando por todos lados y tratando de entender todas las cosas que suceden al mismo tiempo”.

Se dio un ejemplo donde un vehículo autónomo tiene 10 redes neuronales profundas. Estos procesan imágenes de 10 cámaras y más de una hora de viaje, eso es 21,6 millones de inferencias en un día.

Eso se eleva a 21,6 cuatrillones de inferencias (1 cuatrillón es 1.000 billones si puedes entender esos números) para mil millones de automóviles.

Considere que los centros de datos globales de Facebook hacen algunos billones de inferencias cada día, y eso pone en perspectiva el precio de las emisiones que quizás tengamos que pagar por una gran flota autónoma.

Para empeorar las cosas, el modelo utilizado por los investigadores del MIT ni siquiera consideró la energía utilizada por los sensores de los vehículos o las emisiones que provienen del proceso de producción.

 ¿Cuál es la solución, o existe alguna solución viable?

Según los investigadores, un solo vehículo autónomo debería consumir menos de 1,2 kilovatios de energía para sus necesidades informáticas.

Eso solo será posible si la eficiencia del hardware informático aumenta mucho más rápido, con una duplicación de la eficiencia cada 1,1 años aproximadamente.

Eso podría lograrse mediante la incorporación de hardware especializado, un desafío en sí mismo considerando la vida útil del vehículo promedio.

Dado que la preparación de los consumidores para los vehículos autónomos sigue siendo muy baja, los hallazgos de estos investigadores del MIT difícilmente reforzarán la confianza en los automóviles autónomos.

De la misma forma en que la adopción generalizada de los vehículos eléctricos ha creado problemas inesperados como la escasez de litio y los desafíos del transporte, es poco probable que este sea el último obstáculo para los automóviles autónomos.

 

Fuente:CarBuzz

Artículo anteriorGeneral Motors esta estudiando la posibilidad de lanzar una pequeña camioneta eléctrica
Artículo siguiente¿Por qué los ladrones la tienen fácil y apuntan a las camionetas Ram 1500?
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here