Conducir solamente los trayectos estrictamente necesarios, siempre tras conocer el parte meteorológico y los avisos de las carreteras cercanas, y no salir sin las cadenas en el maletero del vehículo.

Si nieva o hiela es mejor no conducir. El pavimento estará deslizante; la visibilidad será reducida; las carreteras pueden estar cortadas, etc. Quien tenga que hacerlo, debe consultar el parte meteorológico.

Montar neumáticos de invierno, para proporcionar mayor agarre con temperaturas inferiores a 7ºC.

Reducir la velocidad considerablemente, ya que la falta de agarre puede hacer que, a tan solo 20 km/h, se salga de la vía en una curva con hielo.

Cuando se conduce sobre nieve o hielo, es muy difícil mantener la trayectoria del vehículo, incluso a bajas velocidades (especialmente sobre hielo).

Por ello, el conductor ejecutará las maniobras de manera progresiva y sin brusquedades. La dirección, los frenos, el acelerador, etc., deben utilizarse con suavidad.

Aumentar la distancia de seguridad. Sobre hielo puede llegar a necesitar hasta 10 veces más espacio para detener su vehículo.

El que necesite poner cadenas, debe saber cómo hacerlo. Lo mejor es que emplee guantes y practique antes de salir. Las cadenas se sitúan en el eje motriz.

En caso de nevada, encender al menos, la luz de posición y cruce. Además, si el vehículo dispone de luz antiniebla delantera, será aconsejable encenderla también. En esta situación está prohibido usar la luz antiniebla trasera.

En caso de fuertes nevadas, encender la luz antiniebla trasera. Se desconectará cuando exista riesgo de deslumbramiento, por ejemplo, en vías urbanas con retenciones.

Al conducir sobre nieve: circular por las roderas que haya dejado otro vehículo, cuando haya suficiente nieve en la calzada.

En caso de poca nieve, circular por fuera de las roderas, pero paralelamente a su trazado. Además, los conductores deberán circular a poca velocidad y mantenerla (siempre que se pueda), evitando acelerar y frenar en lo posible.

Si fuera necesario frenar, siempre es mejor realizar deceleraciones suaves (sólo levantando el pie del acelerador).

Si la frenada es más fuerte, es mejor utilizar el freno con suavidad (que actúa sobre las cuatro ruedas) que una retención brusca del motor (que sólo frena 2 ruedas).

Al conducir sobre hielo, el conductor tiene que saber que es prácticamente imposible conseguir manejar el vehículo con seguridad.

Si el hielo aparece poco a poco sobre el pavimento, la dirección del vehículo estará excesivamente blanda.

Al iniciar la marcha sobre una placa de hielo, se intentará arrancar con marchas largas, aceleraciones muy suaves, intentando no tocar el freno, girando la dirección con suavidad.

Artículo anterior¿ Por qué Tesla es el mejor fabricantes de autos eléctricos y cuales son sus secretos ?
Artículo siguiente¿ Cuáles son los 10 mejores autos para conducir sobre la nieve y el hielo ?
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here