Este año la carrera de las 24 horas de Le Mans, quizás la prueba de coche y piloto más famosa del mundo, celebra su centenario. Y en esos 100 años de historia se entrelaza la leyenda de Bugatti, desde la primera carrera en 1923.

En ese año inaugural, Bugatti presentó dos autos Brescia 16S, uno conducido por Max de Pourtalès y Sosthène de La Rochefoucauld.

El Brescia era un automóvil conocido por su peso ligero y su firme confiabilidad, presentado en un momento en que muchos autos de carreras eran grandes y difíciles de manejar.

A pesar de una carrera afectada por la lluvia durante casi las 24 horas, el Brescia conducido por de Pourtalès y de La Rochefoucauld aseguró un resultado entre los 10 primeros, un comienzo prometedor que insinuaba el formidable potencial que Bugatti podría aportar al mundo de las carreras de resistencia.

Bugatti regresó al Circuito de la Sarthe, donde se corren las 24 Horas de Le Mans hasta el día de hoy, en 1930 con un Tipo 40, que ingresó el propietario privado Odette Siko.

Sorprendentemente, Siko y su copiloto Marguerite Mareuse compitieron como un dúo de mujeres en un momento en que muchos creían que las mujeres simplemente no eran capaces de completar una carrera tan agotadora.

Pero con determinación y habilidad, la pareja pionera fue llevada por su Bugatti Type 40 a un encomiable séptimo lugar.

Sus hazañas en Le Mans fueron solo un ejemplo de mujeres atrevidas que compiten al más alto nivel en el automovilismo en vehículos Bugatti, con íconos como Hellé Nice y Eliška Junkov uniéndose a ellas.

En los años siguientes, Bugatti experimentó fortunas mixtas en las 24 Horas de Le Mans. A pesar de una serie de actuaciones sólidas (terminar sexto en 1932, noveno en 1934 y 14º en 1935), todos los ingredientes para un podio de Le Mans nunca se juntaron del todo. Pero todo eso cambiaría de la manera más asombrosa en 1937.

Como respuesta a las nuevas regulaciones presentadas por los organizadores de las 24 Horas de Le Mans en 1936, Bugatti comenzó a trabajar rápidamente en un nuevo auto de carrera: el Gran Premio Type 57.

Más tarde abreviado como Tipo 57G, este automóvil fue diseñado para deportes de motor de alto nivel, equipado con un motor de ocho cilindros en línea de 3266 cc, capaz de generar 170 CV.

La estructura central del automóvil presentaba un chasis perforado con agujeros en un proceso meticuloso para ahorrar un peso crucial. Estaba equipado con una carrocería aerodinámica de aleación de magnesio de ancho completo que cubría incluso las ruedas.

Esta forma distintiva llevó al automóvil a ser apodado cariñosamente como el “Tanque”. En la icónica recta trasera del circuito de La Sarthe, alcanzó una velocidad máxima de casi 220 km/h (135 mph).

Fue Jean-Pierre Wimille, el excepcional piloto francés, quien manejó todo el poder del Tanque Tipo 57G con el máximo efecto. En 1937, junto con Robert Benoist, uno de los mejores pilotos franceses del período de entreguerras, Wimille condujo el auto hacia una sorprendente victoria.

Terminaron la carrera habiendo recorrido alrededor de 100 km más que el auto del segundo lugar, mostrando perfectamente el genio técnico y el enfoque pionero de Bugatti. La victoria no solo fue la primera victoria de Bugatti en Le Mans, sino que Wimille y Benoist también establecieron un nuevo récord de distancia, cubriendo unos impresionantes 3.287 kilómetros en una sola carrera.

El dominio de Wimille del Tipo 57 estaba lejos de agotarse. Aunque Bugatti tuvo que retirarse de la carrera de 1938 por dificultades técnicas, en 1939, Bugatti y Wimille regresaron al circuito de Le Mans, esta vez con Pierre Veyron como copiloto, conduciendo un desarrollo del Type 57G.

Debajo de la carrocería aerodinámica de su Type 57C había un motor mejorado de 8 cilindros que producía alrededor de 200 CV. Esto permitió velocidades de más de 255 km/h en la recta y, a través de mejoras adicionales, Bugatti logró reducir el peso del capó redondo con forma de pontón. También se optimizaron el eje trasero, el cigüeñal y otras partes.

Desde el comienzo de la carrera, Bugatti enfrentó una enorme competencia de Raymond Sommer en un nuevo Alfa Romeo. Lideró la carrera desde el principio, pero el profesional de Bugatti condujo excepcionalmente, tomando líneas limpias en las curvas mientras conservaba sus neumáticos y frenos.

Hasta altas horas de la noche, los autos circulaban cada vez con más velocidad. A la feroz lucha de Sommer y Wimille por el primer puesto pronto se unieron Louis Gérad y Georges Monnert, pilotos de Delage.

Pero su auto de carreras no pudo soportar la tensión: el domingo por la mañana, un problema de motor los obligó a detenerse en el pit lane. Mientras tanto, Pierre Veyron siguió conduciendo, empujando el Type 57 C ‘Tank’ vuelta tras vuelta.

Con una distancia de pista de casi 13,5 kilómetros por vuelta, Wimille y Veyron recorrieron 3.354 kilómetros (248 vueltas) en 24 horas, lo que les valió una impresionante victoria.

El Bugatti alcanzó una velocidad media de 139 km/h, el segundo coche de la carrera estaba tres vueltas por detrás y el tercer coche nueve vueltas. De los 42 autos que partieron, solo 20 cruzaron la meta.

Ettore Bugatti afirmaría más tarde que durante la carrera, los mecánicos nunca tuvieron que abrir el capó, ya que el motor de 8 cilindros era muy confiable.

Artículo anteriorEl Porsche Mission X un sueño del fabricante alemán que ya tomó forma
Artículo siguienteEl Rolls-Royce Spectre concluye el programa de pruebas global con un meticuloso análisis de estilo de vida
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here