Según los datos que recibimos, Tesla es ocho veces más rentable que los modelos de Toyota.

Parece que los vehículos del fabricante estadounidense de vehículos eléctricos son alta mente rentables, ganando impulso con cada día que pasa, y esto a pesar de vender menos de una séptima parte del volumen que maneja Toyota.

¿Cómo es esto posible?

Numerosos factores están en juego aquí, y la mayoría de ellos van en contra de Toyota pero en beneficio de Tesla.

Los compradores no se cansan del Model 3 y el Model Y, y la empresa actualmente se encuentra en una base financiera sólida.

No solo ha sido la marca de automóviles más valiosa del mundo durante dos años consecutivos, sino que la empresa también ha más que duplicado su beneficio operativo durante el último año.

Tesla se concentra en el extremo superior del mercado, por lo que no tiene miedo de aumentar los precios de sus productos según lo exijan las condiciones del mercado y la fabricación.

Si los costos de los materiales suben, pasa los precios más altos a sus clientes, y debido a que su campo de juego no es tan sensible al precio, los compradores no se quejan demasiado.

Lo mismo se aplica a las materias primas de las baterías y los microchips: Tesla está dispuesta a pagar más porque confía en que recuperará el costo cuando llegue el momento de vender sus productos.

Lo contrario es cierto en Toyota. Una gran parte de su audiencia compra vehículos de menor precio, mayor volumen y menos rentables.

En este campo, Toyota tiene que absorber problemas como la escasez de materiales para seguir siendo competitivo en precio dentro de sus segmentos de mercado.

Esto, combinado con los altísimos volúmenes de ventas que deben mantenerse para retener la participación de mercado, significa que Toyota tiene que conformarse con menos ganancias en cada automóvil que vende.

Actualmente, Toyota también apoya a varios de sus proveedores para contrarrestar los costos cada vez mayores de materiales y energía, lo que reduce aún más sus resultados.

Otra diferencia entre las dos empresas es que Tesla se centra exclusivamente en los vehículos eléctricos, mientras que Toyota cubre principalmente los sistemas de propulsión ICE tradicionales y los híbridos.

Los vehículos eléctricos y de celda de combustible comprenden solo una porción minúscula de la gama de modelos actual de Toyota.

Esto significa que los recursos de investigación y desarrollo deben distribuirse en un espectro más amplio de tecnologías y que la estandarización entre gamas de modelos es limitada.

La amplia gama de modelos de Toyota también juega un papel aquí, porque tiende a desarrollar vehículos específicos para mercados específicos con una amplia variedad de estilos de carrocería y tecnología de propulsión preferida para cada mercado.

Por el contrario, Tesla puede lograr economías de escala construyendo solo cuatro modelos para cubrir toda su base de clientes, con muchas tecnologías compartidas entre ellos.

De acuerdo con su posicionamiento de lujo, Tesla también puede ofrecer opciones costosas, muchas de las cuales son en su mayoría impulsadas por software, como su llamada suite de conducción autónoma.

Dado que estos sistemas se comparten en toda su gama, los costos de desarrollo también se distribuyen en toda la gama de modelos.

De esta manera, las primas de precio por las que se pueden vender estas opciones se traducen en enormes márgenes de beneficio para Tesla.

El hecho de que los Tesla se vendan directamente en línea también aumenta las ganancias, lo que le permite a Tesla capitalizar descuentos que, de otro modo, habrían sido necesarios para incentivar a los concesionarios.

Del mismo modo, la falta comparativa de centros de servicio también le ahorra a Tesla mucho dinero en gastos generales.

Además, las cifras de ventas de Tesla han estado creciendo a un ritmo acelerado en los últimos años.

Los populares modelos Model Y y Model 3 ahora representan el 90% de las ventas de Tesla, y las ventas de esos dos modelos casi se han duplicado en los últimos dos años.

El aumento de los volúmenes de ventas, la reducción de los gastos generales, los precios premium (que no tienen miedo de aumentar) y las opciones de alto precio se combinan para convertir a Tesla en una máquina virtual de impresión de dinero que simplemente fabrica automóviles.

Sin embargo, nada de esto quiere decir que Toyota esté perdiendo dinero. Toyota superó a Volkswagen Group y BMW en el tercer trimestre del 2022, por lo que sigue siendo uno de los jugadores más importantes en el juego.

De hecho, obtuvo una ganancia operativa más alta que la de Tesla en ese período, con $ 4,08 mil millones de dólares en ganancias en comparación con los $ 3,69 mil millones de dólares de Tesla, y eso a pesar de hacer un pago único de casi $ 660 millones de dólares para cerrar sus operaciones en Rusia.

La diferencia es que Toyota tuvo que trabajar mucho más para mostrar esa ganancia que Tesla.

 

Fuente: Car buzz

Artículo anteriorFord Mustang Mach-E del 2022, el EV que revoluciona con su icónico nombre
Artículo siguienteEl roadster definitivo de Bugatti, el W16 Mistral, hace su primera aparición en Medio Oriente
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here