Ser el máximo responsable de la industria del automóvil es una tarea difícil. Algunos líderes soportan el peso del trabajo mejor que otros, y cada año unos cuantos se distinguen del resto por el impacto que tienen en el negocio.

Este año ha sido uno de los más agitados que se recuerdan en el mundo del automóvil. Desde la huelga de la UAW hasta la transición de la industria a los vehículos eléctricos, ha habido pocos momentos aburridos.

Para elaborar esta lista, hemos tenido en cuenta decisiones clave que repercutirán durante años, afectando a los consumidores y, en algunos casos más amplios, a la sociedad.

Elon Musk

El CEO de Tesla es un tornado de disrupción en la industria automovilística. Hacía décadas que no veíamos algo así. No hay muchas comparaciones adecuadas. Tal vez si Lee Iacocca o Henry Ford II actuaran según cada impulso de locura que tuvieran, o si John Z. DeLorean tuviera realmente un capital circulante adecuado, podríamos haber visto algo parecido a la omnipresencia de Musk.

Pero eso son solo automóviles. El CEO de Tesla también es propietario de X, la plataforma antes conocida como Twitter, y dirige SpaceX, que pone cohetes en el espacio. Francamente, es sorprendente que un hombre tenga tanto poder sobre la sociedad.

También hace declaraciones tremendamente ofensivas, se ha distanciado de algún modo de los dos partidos políticos de Estados Unidos y ha conseguido enfadar a casi todo el mundo del sector del automóvil en algún momento.

Musk dirige el mayor fabricante de vehículos eléctricos del mundo. Su inversión en la red de supercargadores de Tesla ha demostrado su clarividencia, y este año casi todos los fabricantes de automóviles se han apuntado a su uso. Mientras otras empresas se centraban únicamente en la tecnología de los vehículos eléctricos -o en resistirse a ella-, Musk se dio cuenta de que la infraestructura de recarga es tan importante como los propios automóviles.

Ha sido un año desigual, por no decir otra cosa, para Musk. Finalmente, consiguió lanzar el Cybertruck y, al menos inicialmente, la calidad de construcción parece mejor de lo que muchos temían. Después, la NHTSA obligó a Tesla a retirar casi todos los automóviles que ha fabricado desde el 2012 para corregir los fallos de Autopilot.

En muchos años, todo esto sería más que suficiente para situar a Musk a la cabeza de esta lista.

Jim Farley

El CEO de Ford ejecutó su plan de organizar el óvalo azul en unidades separadas para vehículos de gasolina y vehículos eléctricos, con informes financieros desglosados. Es creativo y ha demostrado a Wall Street que se toma en serio el futuro de Ford. Este carismático fan de los Mustang, piloto de automóviles y presentador de podcasts de 61 años, ha aportado a la empresa una energía de la que carecían sus predecesores inmediatos, Jim Hackett y Mark Fields.

Fields fue despedido cuando el precio de las acciones de Ford se desplomó durante su mandato, y Hackett, antiguo director ejecutivo de muebles y director deportivo de la Universidad de Michigan, se jubiló tras un mandato casi anónimo. Farley ha conseguido más que ambos, con el lanzamiento de vehículos eléctricos como el F-150 Lightning y el Mustang Mach-E, al tiempo que ha impulsado el precio de las acciones del óvalo azul en la dirección correcta.

Aunque Biden elogió a Barra por los esfuerzos de GM en materia de vehículos eléctricos, con Farley, Ford ha obtenido resultados igual de creíbles. Y, a diferencia de GM, Ford abandonó sabiamente el sector de los vehículos autónomos, deshaciéndose de su participación en la empresa de conducción autónoma Argo AI antes de que quebrara el año pasado.

A pesar del respaldo de Ford, VW y Amazon, tres de las empresas más ricas del mundo, Argo se hundió, y Farley parece haberlo visto venir. Nieto de un trabajador de una fábrica de Ford, Farley sangra azul Ford, y su legado como CEO se definirá en los próximos años.

Mary Barra

La directora ejecutiva de General Motors que más tiempo lleva en el cargo desde que Alfred P. Sloan se jubiló en el 1946, Barra se ha ganado el respeto generalizado por tomar decisiones difíciles y supervisar una era de prosperidad para GM durante su década al mando.

Aparte de Musk, que solo vende vehículos eléctricos, Barra es quizá la mayor defensora de la electrificación de Estados Unidos. El propio Biden se ha referido a su entusiasmo y, a medida que crece el mercado de los vehículos eléctricos, GM está bien posicionada para capitalizarlo con productos como el Chevy Blazer EV y el Cadillac Lyriq.

En febrero ingresó en el Salón de la Fama de la Automoción en reconocimiento a su influyente etapa en GM y a su condición de primera mujer en dirigir un fabricante de automóviles.

Aunque su placa ya está colgada, Barra afirma que no tiene previsto bajar el ritmo. Cumple 62 años en Nochebuena y ha indicado que no está interesada en un segundo acto como política (WikiLeaks dice que estuvo bajo consideración para ser vicepresidenta de Hillary Clinton en el 2016).

Dicho esto, GM se enfrenta a muchos retos. Su inversión en Cruise Automation se ha convertido en un pozo de dinero y en un atolladero, y Barra ha admitido su decepción con la producción de vehículos eléctricos de GM. La empresa parece tener una formidable cartera de vehículos eléctricos, pero no está construyendo muchos.

Shawn Fain

Fain es un líder improbable. Ganó por los pelos la presidencia de la UAW en marzo y se enfrentó a ejecutivos experimentados como Mary Barra, de General Motors, y Jim Farley, de Ford, durante la negociación. Tras seis semanas de huelga, Fain se alzó con una victoria indiscutible para su sindicato.

Aunque consiguió importantes concesiones de las Tres Grandes, Fain hizo un trabajo aún mejor controlando el mensaje y reclutando a poderosos aliados, incluido el Presidente Biden, en su lucha por mejores salarios y prestaciones. Hábilmente, ejerció la máxima presión sobre los ejecutivos de Detroit, pero al final aceptó un acuerdo que aumentaba los salarios un 25% durante la vigencia del contrato, por debajo de sus demandas originales del 40%.

Aunque el sindicato hizo declaraciones descaradas sobre dejar a los fabricantes de automóviles «heridos durante meses», el contrato acabó siendo un compromiso aceptable, a pesar de la retórica de todas las partes.

En términos generales, Fain hizo algo más que asegurarse una victoria táctica sobre la dirección. Eso ya se ha hecho antes. Más bien, encendió las pasiones de un movimiento obrero que no se había visto en este país en décadas.

Aprovechó el estado de ánimo de los estadounidenses para organizarse por mejores salarios, algo por lo que trabajadores de casinos, enfermeras, actores y escritores han luchado por sus puestos de trabajo este año.

No es casualidad que Honda, Toyota y Hyundai aumentaran sus salarios inmediatamente después de que los trabajadores de la UAW ratificaran sus contratos, y Fain ya ha hablado de organizar también a Tesla y Volkswagen. Yo no apostaría en su contra.

Artículo anteriorEE.UU. La sede del Orlando Magic pasará a llamarse «Kia Center»
Artículo siguiente¿Por qué la Ford F-150 Raptor R es la camioneta más potente del 2024?
Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here